Vadiniense y un poco más allá

Quería hacer un camino de los largos, pero no disponía de más días. Como tenía pendiente de terminar el Vadiniense, volví para atrás para tomar carrerilla y empecé en San Vicente de la Barquera, mojando los pies en el Cantábrico con la intención de no parar hasta volver a mojarlos en el Atlántico.

Más que un camino parece una sopa de letras: Lebaniego, Vadiniense, Salvador, Primitivo, Muxía y Fisterra. En cifras: 26 días, 815 kilómetros y 21.000 metros de desnivel subidos y otros tantos bajados. Sale un promedio alto, pero es como fueron viniendo las cosas. Unas veces por problemas de alojamiento y otras por aprovechar el buen tiempo las etapas se fueron alargando.

Empecé con un mal planteamiento de la segunda etapa, entre Quintanilla y Potes, que resultó la más dura de todas las que he hecho en cualquier camino, con 31 km de recorrido pero con casi 1.600 metros de desnivel de ascenso y los mismos de descenso. Al día siguiente, para descansar, casi 1.300 metros de subida y al siguiente, para seguir descansando, otros 1.000 metros más. El resultado es que en cuatro días se hacen entre subidas y bajadas 7.900 metros de desnivel, que sería algo así como hacer cuatro días seguidos la etapa de Saint Jean Pied de Port a Roncesvalles.

Después de eso, el resto del camino parecía todo llano y había días que el cuerpo rodaba solo. También influyó que muchos días andaba mañana y tarde, y en uno en concreto casi me pilla la noche.

Ha sido un octubre muy benévolo con el tiempo, solo cuatro días realmente pésimos, de los de llover desde el inicio hasta el final de la etapa sin descanso. Otros siete días de algo de lluvia, nubes, nieblas, etc. y casi quince días de sol, por lo que apetecía realmente andar por las tardes con buena temperatura.

Días duros físicamente como el mencionado segundo día, además de otros como la etapa entre Riaño y Cistierna, de La Mesa a Fonsagrada, Campomanes a Oviedo o la de Oviedo a Grado, que siendo corta me resultó muy pesada. También días muy buenos, como el de Potes a Portilla de la Reina, Arcahueja a La Robla o el de La Espina a Pola de Allande, por ejemplo.

El hecho de hacer etapas largas o poco convencionales hace que cada día vas dejando atrás la gente que vas encontrando y cambias continuamente de compañeros. Experiencias con la gente, caminantes o locales, ha habido de todos los colores, de muy buenas a otras para olvidar.

En el tema de los alojamientos algo parecido. Varios albergues muy buenos: Gradefes, La Robla, Castroverde, As Seixas, Dumbría, pero el mejor con diferencia uno privado en el Primitivo: Albergue El Cruce, en La Espina, de donativo. El mejor por equipamiento, localización y sobre todo el trato de Carmen. Cenas memorables también, como la de O Caldeira en Fonsagrada o la de la Nueva Allandesa, en Pola de Allande.
También los ha habido malos para olvidar o, mejor dicho, para no repetir: el Albergue La Torre en Arcahueja, privado, en el Francés, y el Albergue O Rueiro, en Vilaserío, en el camino a Fisterra y también privado. En ambos casos por trato, instalaciones y precio.

En el Vadiniense soledad completa, absolutamente nadie en ocho días, ni caminantes ni paseantes ni transeúntes, nadie fuera de las poblaciones. Algo que obliga a tomar precauciones como comunicar cada día, a quien sea, la ruta prevista aproximada y cada noche confirmar la situación o los cambios sobre el itinerario previsto, porque durante la etapa he tenido varios días sin cobertura.

El Vadiniense desemboca en el Francés en Puente Villarente. Mi primer Francés (que mal suena eso), aunque no vi a nadie caminando, supongo que porque era por la tarde. Si me sorprendió el exceso de señalización, flechas por triplicado en cada cruce, flechas cada 50 metros en las poblaciones, algo desconocido en los otros caminos.

En el Salvador noté varios cambios sobre la última vez. Aparte de algunas desafortunadas pistas que han modificado el terreno y el camino, si parece que se está “afrancesando” algo. Carteles publicitarios entre las etapas, gente sin ninguna preparación ni consciencia de donde se estaba metiendo, algún hospitalero mintiendo para desviar a la gente a otros albergues, los del síndrome de amontonador compulsivo de piedras, etc. También había más gente, sin excesos, alguna etapa con ocho personas y alguna etapa completamente solo.

En el Primitivo ya se notó el cambio con más gente caminando, aunque sin agobios. Mezcla de procedencias, la gran mayoría extranjeros, y de estilos, a pie, con burro, a caballo, con taxis, pero ningún ciclista.

A partir de Melide por supuesto aumento de gente, no solo en las poblaciones donde los bares estaban saturados de gente con mochila, sino incluso con varios caminando. Allí es donde me sorprendió la habilidad que tienen algunos para meter todo el equipo en mochilas de 5 litros, cuando a mí me supone hacer un puzle para meterlo todo en una de 30 o 35 litros. En Santiago todo lo bueno y malo habitual pero sorprendentemente sin lluvia, desconocía que había esa posibilidad.

En el camino a Muxía y Fisterra el cambio es considerable. Gente que se nota que lleva tiempo andando porque hacen etapas largas. Muchas mujeres y la mayoría, casi todas y todos extranjeros, mayoritariamente parientes del Tío Sam. En un albergue en el que estábamos 15 o 20 personas, yo era el único que hablaba normal. Habitualmente pienso que soy un bicho raro, pero conforme me voy acercando a Fisterra se me pasa, porque allí paso desapercibido entre todo el personal místico-esotérico que parece que se siente atraído por el sol. La última vez que estuve aquí estaba nublado y a la misma hora no había más de 20 personas, entre caminantes y visitantes de vacaciones.

Como siempre, lo malo no sucede en el camino, lo realmente malo es el día después.

 

Por etapas, kilómetros, metros ascenso, metros descenso:

  1. San Vicente de la barquera – Quintanilla, 26.6 km, +703 m, -478 m
  2. Quintanilla – Potes, 31.2 km, +1.572 m, -1.536 m
  3. Potes – Espinama, 28.5 km, +1.278 m -704 m
  4. Espinama – Portilla de la Reina, 20.7 km, +969 m, -628 m
  5. Portilla de la Reina – Riaño, 20.7 km, +290 m, -395
  6. Riaño – Cistierna, 37.9 km, +639 m, -811 m
  7. Cistierna – Gradefes, 24.7 km, +182 m, -273 m
  8. Gradefes – Puente Villarente – Arcahueja, 33.2 km, +267 m, -261 m
  9. Arcahueja – León – La Robla, 39 km, +611 m, -504 m
  10. La Robla – Poladura de la Tercia, 23.6 km, +649 m, -381 m
  11. Poladura de la Tercia – Campomanes, 31.2 km, +1.134 m, -1.979 m
  12. Campomanes – Oviedo, 41.9 km, +743 m, -905 m
  13. Oviedo – Grado, 27.1 km, +571 m, -771 m
  14. Grado – La Espina, 31.6 km, +1.186 m, -607 m
  15. La Espina – Pola de Allande, 39.7 km, +1.155 m, -1.299 m
  16. Pola de Allande – A Mesa, 22.8 km, +1.026 m, -693 m
  17. A Mesa – A Fonsagrada, 42.7 km, +1.477 m, -1.414 m
  18. A Fonsagrada – Castroverde, 34.3 km, +963 m, -1.337 m
  19. Castroverde – Lugo, 23 km, +374 m, -519 m
  20. Lugo – As Seixas, 33.7 km, +845 m, -679 m
  21. As Seixas – Arzúa, 31.3 km, +751 m, -946 m
  22. Arzúa – Santiago de Compostela, 40.5 km, +783 m, -865 m
  23. Santiago de Compostela – Vilacerío, 35.8 km, +923 m, -835 m
  24. Vilacerío – Dumbría, 31.3 km, +571 m, -728 m
  25. Dumbría – Muxía – Virxe da Barca, 26.4 km, +577 m, -773 m
  26. Muxía – Fisterra – Faro de Fisterra, 36.1 km, +792 m, -803 m

 Total: 815.5 km, +21.031 m, -21.124 m

Y por caminos:

  • Lebaniego, 2 etapas
  • Vadiniense, 5.5 etapas
  • Francés, 1 etapa
  • Salvador, 3.5 etapas
  • Primitivo, 10 etapas
  • Muxía y Fisterra, 4 etapas

 

 

 

 

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Re: Camino del Salvador muestra en Internet trazado e historia

Alguien dijo:

“magnífico puente que han construido antes de entrar en Poladura, la extraordinaria Cruz de San Salvador antes del Collado La Tusa, convirtiéndose en punto emblemático de este camino, y la señalización muy buena de las diferentes opciones en el Pto. Pajares, y sobre todo el magnífico y bello camino aéreo al margen de la carretera y después el camino muy boscoso con bonitas zonas de acebos…

Del tramo de sendero que va por debajo de la carretera, entre el Puerto de Pajares y el pueblo, yo ya había publicado algunas imágenes anteriormente:

En algún sitio, que no recuerdo, leí que el tramo entre Buiza y Campomanes se encuentra entre los más bonitos de todos los caminos. No tengo datos para comparar, pero sí que me gustó, a pesar de la lluvia y el viento.

Alguien dijo:

“Yo tengo pendiente el tramo de Puente Fierros a Campomanes. Cuando hice el Camino en septiembre del 2013, la lluvia aparecía cada poco. Hice noche en Pajares, y justamente esa tarde cayó un tormentón de los buenos.
A los que allí coincidimos, nos aconsejaron que fuéramos por la carretera desde Pajares a Campomanes.”

Pues el tramo entre Puente los Fierros y Campomanes pasando por San Miguel es magnífico. A mí me tocó con sol, para compensar los días anteriores. Creo que la carretera es siempre la peor de las opciones.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Re: Porsiacaso…

Sobre el camino del Salvador,

Alguien dijo:

“Habiendo caminos por los que no pasan coches me voy por ellos. Eso sí, me acojonó el barro para bajar del Puerto de Payares para el pueblo y bajé por la carretera”

Pues bajando por la carretera te perdiste uno de los grandes momentos de esa jornada, empezando por las vistas fantasmagóricas del Parador del Puerto y terminando por el bosque antes de llegar a Pajares.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Re: Salvador, más IVA

Como continuación y respuesta a la entrada anterior.

La restauración de la Cámara Santa se ha pagado íntegramente con fondos públicos y la recaudación de la entrada es privada, haciendo una explotación económica del templo.

Alguien dijo:

“¿Y entrando para ir a misa también se paga entrada?”

… en horario de misa no se paga entrada en la catedral de Oviedo, así como hay otras exenciones, escolares de la ciudad con profesor, etc.

Alguien dijo:

“Es tradición milenaria que los peregrinos puedan visitar GRATIS la Cámara Santa de la Catedral de Oviedo

La Santa Iglesia Catedral Basílica Metropolitana del Salvador de Oviedo cuenta con el privilegio de celebrar TODOS LOS AÑOS, desde el 14 de septiembre (festividad de la Exaltación de la Santa Cruz) hasta el 21 del mismo mes, el JUBILEO DE LA SANTA CRUZ, conocido popularmente como “La Perdonanza”.
Durante este tiempo los fieles que visiten la Sancta Ovetensis y cumplan con los requisitos exigidos obtienen Indulgencia Plenaria.

Peeeero…, con la iglesia moderna nos hemos topado, han rehabilitado la Cámara Santa y aprovechando que dicen que hay crisis y que la Salvadorana que les dio la Asociación del Salvador no era como a ellos les gustaba (o sea que si la cobraban a 2 euros y tenían que dar 1 a la asociación para poder volver a editarla en años sucesivos ellos solo ganaban 1 euro) pues cobramos entrada a todo dios para entrar a la catedral, a los peregrinos 4 euros en lugar de 7 y otros 4 euros a los peregrinos que quieran la salvadorana que ellos han editado (y de los cuales ya no tienen que dar nada a nadie).

Ahora solo falta saber la subvención que les hemos pagado para la rehabilitación de la catedral que seguro ha salido de los bolsillos de todos los españoles.

Yo no he visto la Cámara Santa desde que cobran entrada y creo que no la voy a ver.”

Gracias … por ilustrarnos, aunque solo sea por eso habrá merecido la pena mi comentario, siempre acabo aprendiendo algo.

Solo he querido remarcar que para ver al “siervo” ó “criado” no hay que pagar y para ver al “señor”, desde este año si hay que hacerlo, cuando no se ha hecho en los mil años anteriores.

No pretendía iniciar un debate iglesia-estado, porque no sé si es el lugar adecuado y porque entonces acaban saliendo argumentos de todo tipo, el robo de edificios por inmatriculaciones, la exención de impuestos por bienes inmuebles como pisos, y al final se acaba hablando de pederastas impunes y otros temas que no tienen ninguna relación con lo que nos ocupa, que en mi caso es el camino del Salvador ó el del Norte a su paso por Oviedo.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Salvador, más IVA

Quien va a Santiago
y no al Salvador
sirve al criado
y deja al señor.

Se llega a Oviedo caminando, por el Camino del Salvador, desde León por Pajares y la tradición dice que hay que terminar el camino al pie de la imagen del Salvador y, opcionalmente, sellar y comprar la Salvadorana en la Cámara Santa, aunque esto último también se puede hacer en el albergue.

La otra variante es desde el camino de la costa, dejar de lado Gijón y desviarse en Casquita hacia Oviedo, para continuar luego hacia el Primitivo o volver a la costa por Avilés.

Desde este año 2014 al cruzar la puerta de la catedral de Oviedo hay una mampara, un mostrador y un letrero:

  • Entrada: 7 euros
  • Peregrinos: 4 euros

Pregunto a la cajera, con cara de no entender nada:
-¿Para ver al Salvador hay que pagar?
Me responde con un eufemismo:
-Es por ver el conjunto catedralicio
Los políticos han creado escuela. Menos mal que no me dice que es para pagar una indemnización en diferido.
Sigo preguntando con cara de incredulidad y al final me dejan entrar sin pasar por caja, incluso puedo acceder a la Cámara Santa con la mochila.

Hay que reconocer al Deán su interés en reducir el paro, al haber creado 3 nuevos puestos de trabajo con un personal, eso sí, muy amable.Para futuras ocasiones tendré que plantearme si ir a ver al criado y olvidarme del señor, banquero.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail