Re: Primera etapa del Lebaniego

a. escribió:
Mi dilema es el siguiente, porque hay dos rutas

1) San Vicente de la Barquera-Cades por el nuevo camino, senda fluvial, 8 km más largo, pero con menos asfalto. Me salen unos 26 km, que está muy bien para ser el primer día, no quiero alargar más de la cuenta. El problema es que en Cades no hay albergue, y las casas rurales no salen especialmente económicas (48 euros con cena, en dormitorio compartido). ¿Hay alguna alternativa a las dos casas rurales?

2) San Vicente de la Barquera-Lafuente por el nuevo camino, unos 34 km. Aquí sí hay albergue, pero esa paliza el primer día no es aconsejable, puede pasar factura después

3) San Vicente de la Barquera-Lafuente por el camino antiguo, son 27 km, tiene más asfalto y renuncio a la preciosa senda fluvial del Nansa. El problema es que no sé si está señalizado el camino antiguo, o si por el contrario se han quitado o borrado las señales existentes.

Visto desde fuera, la idea de cambiar la ruta no tiene ni pies ni cabeza si no se proporciona alojamiento en Cades.

Si vas por la Senda Fluvial, cuando llevas aproximadamente 22 km desde San Vicente, pasas por delante de unos apartamentos rurales, “El Solaz de los Cerezos“, puedes llamar para ver si os aceptan por una noche y si hay posibilidad de cenar o tenéis que llevar la comida. Está 5 km antes de llegar a Cades.

Llama al ayuntamiento de Cades, porque decían que ya tenían un local en Cades para futuro albergue pero que les faltaba el mobiliario. De paso pregunta cómo está el albergue de Lafuente y si dan cenas y desayuno. Otra opción es en Quintanilla de Lamasón, “Posada Rural Peña Sagra“, que sería un par de km. menos que ir hasta Lafuente.

Puedes llamar también al bar de Cades, “Restaurante Casa Mateo” para saber qué día de la semana cierran por si paráis a comer o cenar.

Supongo que ya has mirado el tema de “La Casona del Nansa“, en Puente el Arrudo, que está a 1 km de Cades.

El albergue de Espinama será muy bueno, pero es turístico y puede alquilar el albergue a grupos completos de senderistas o cazadores, por lo que hay que reservar con antelación.

Si no vas por la Senda Fluvial, el tramo “clásico” está señalizado aunque la pintura empieza a flojear. Han quitado el letrero en Hortigal, que es donde se desvía el camino.

La información de las etapas del Lebaniego y algunas del Vadiniense ya la puse y la puedes encontrar en la web donde he resumido la información: Lebaniego 1 de 2 y también Lebaniego 01 variante.

En esta misma web puedes encontrar los tracks de esas etapas. Cuando tenga tiempo pondré el resto de etapas del Vadiniense que hice hasta León en octubre pasado: Vadiniense y un poco más allá.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Vadiniense y un poco más allá

Quería hacer un camino de los largos, pero no disponía de más días. Como tenía pendiente de terminar el Vadiniense, volví para atrás para tomar carrerilla y empecé en San Vicente de la Barquera, mojando los pies en el Cantábrico con la intención de no parar hasta volver a mojarlos en el Atlántico.

Más que un camino parece una sopa de letras: Lebaniego, Vadiniense, Salvador, Primitivo, Muxía y Fisterra. En cifras: 26 días, 815 kilómetros y 21.000 metros de desnivel subidos y otros tantos bajados. Sale un promedio alto, pero es como fueron viniendo las cosas. Unas veces por problemas de alojamiento y otras por aprovechar el buen tiempo las etapas se fueron alargando.

Empecé con un mal planteamiento de la segunda etapa, entre Quintanilla y Potes, que resultó la más dura de todas las que he hecho en cualquier camino, con 31 km de recorrido pero con casi 1.600 metros de desnivel de ascenso y los mismos de descenso. Al día siguiente, para descansar, casi 1.300 metros de subida y al siguiente, para seguir descansando, otros 1.000 metros más. El resultado es que en cuatro días se hacen entre subidas y bajadas 7.900 metros de desnivel, que sería algo así como hacer cuatro días seguidos la etapa de Saint Jean Pied de Port a Roncesvalles.

Después de eso, el resto del camino parecía todo llano y había días que el cuerpo rodaba solo. También influyó que muchos días andaba mañana y tarde, y en uno en concreto casi me pilla la noche.

Ha sido un octubre muy benévolo con el tiempo, solo cuatro días realmente pésimos, de los de llover desde el inicio hasta el final de la etapa sin descanso. Otros siete días de algo de lluvia, nubes, nieblas, etc. y casi quince días de sol, por lo que apetecía realmente andar por las tardes con buena temperatura.

Días duros físicamente como el mencionado segundo día, además de otros como la etapa entre Riaño y Cistierna, de La Mesa a Fonsagrada, Campomanes a Oviedo o la de Oviedo a Grado, que siendo corta me resultó muy pesada. También días muy buenos, como el de Potes a Portilla de la Reina, Arcahueja a La Robla o el de La Espina a Pola de Allande, por ejemplo.

El hecho de hacer etapas largas o poco convencionales hace que cada día vas dejando atrás la gente que vas encontrando y cambias continuamente de compañeros. Experiencias con la gente, caminantes o locales, ha habido de todos los colores, de muy buenas a otras para olvidar.

En el tema de los alojamientos algo parecido. Varios albergues muy buenos: Gradefes, La Robla, Castroverde, As Seixas, Dumbría, pero el mejor con diferencia uno privado en el Primitivo: Albergue El Cruce, en La Espina, de donativo. El mejor por equipamiento, localización y sobre todo el trato de Carmen. Cenas memorables también, como la de O Caldeira en Fonsagrada o la de la Nueva Allandesa, en Pola de Allande.
También los ha habido malos para olvidar o, mejor dicho, para no repetir: el Albergue La Torre en Arcahueja, privado, en el Francés, y el Albergue O Rueiro, en Vilaserío, en el camino a Fisterra y también privado. En ambos casos por trato, instalaciones y precio.

En el Vadiniense soledad completa, absolutamente nadie en ocho días, ni caminantes ni paseantes ni transeúntes, nadie fuera de las poblaciones. Algo que obliga a tomar precauciones como comunicar cada día, a quien sea, la ruta prevista aproximada y cada noche confirmar la situación o los cambios sobre el itinerario previsto, porque durante la etapa he tenido varios días sin cobertura.

El Vadiniense desemboca en el Francés en Puente Villarente. Mi primer Francés (que mal suena eso), aunque no vi a nadie caminando, supongo que porque era por la tarde. Si me sorprendió el exceso de señalización, flechas por triplicado en cada cruce, flechas cada 50 metros en las poblaciones, algo desconocido en los otros caminos.

En el Salvador noté varios cambios sobre la última vez. Aparte de algunas desafortunadas pistas que han modificado el terreno y el camino, si parece que se está “afrancesando” algo. Carteles publicitarios entre las etapas, gente sin ninguna preparación ni consciencia de donde se estaba metiendo, algún hospitalero mintiendo para desviar a la gente a otros albergues, los del síndrome de amontonador compulsivo de piedras, etc. También había más gente, sin excesos, alguna etapa con ocho personas y alguna etapa completamente solo.

En el Primitivo ya se notó el cambio con más gente caminando, aunque sin agobios. Mezcla de procedencias, la gran mayoría extranjeros, y de estilos, a pie, con burro, a caballo, con taxis, pero ningún ciclista.

A partir de Melide por supuesto aumento de gente, no solo en las poblaciones donde los bares estaban saturados de gente con mochila, sino incluso con varios caminando. Allí es donde me sorprendió la habilidad que tienen algunos para meter todo el equipo en mochilas de 5 litros, cuando a mí me supone hacer un puzle para meterlo todo en una de 30 o 35 litros. En Santiago todo lo bueno y malo habitual pero sorprendentemente sin lluvia, desconocía que había esa posibilidad.

En el camino a Muxía y Fisterra el cambio es considerable. Gente que se nota que lleva tiempo andando porque hacen etapas largas. Muchas mujeres y la mayoría, casi todas y todos extranjeros, mayoritariamente parientes del Tío Sam. En un albergue en el que estábamos 15 o 20 personas, yo era el único que hablaba normal. Habitualmente pienso que soy un bicho raro, pero conforme me voy acercando a Fisterra se me pasa, porque allí paso desapercibido entre todo el personal místico-esotérico que parece que se siente atraído por el sol. La última vez que estuve aquí estaba nublado y a la misma hora no había más de 20 personas, entre caminantes y visitantes de vacaciones.

Como siempre, lo malo no sucede en el camino, lo realmente malo es el día después.

 

Por etapas, kilómetros, metros ascenso, metros descenso:

  1. San Vicente de la barquera – Quintanilla, 26.6 km, +703 m, -478 m
  2. Quintanilla – Potes, 31.2 km, +1.572 m, -1.536 m
  3. Potes – Espinama, 28.5 km, +1.278 m -704 m
  4. Espinama – Portilla de la Reina, 20.7 km, +969 m, -628 m
  5. Portilla de la Reina – Riaño, 20.7 km, +290 m, -395
  6. Riaño – Cistierna, 37.9 km, +639 m, -811 m
  7. Cistierna – Gradefes, 24.7 km, +182 m, -273 m
  8. Gradefes – Puente Villarente – Arcahueja, 33.2 km, +267 m, -261 m
  9. Arcahueja – León – La Robla, 39 km, +611 m, -504 m
  10. La Robla – Poladura de la Tercia, 23.6 km, +649 m, -381 m
  11. Poladura de la Tercia – Campomanes, 31.2 km, +1.134 m, -1.979 m
  12. Campomanes – Oviedo, 41.9 km, +743 m, -905 m
  13. Oviedo – Grado, 27.1 km, +571 m, -771 m
  14. Grado – La Espina, 31.6 km, +1.186 m, -607 m
  15. La Espina – Pola de Allande, 39.7 km, +1.155 m, -1.299 m
  16. Pola de Allande – A Mesa, 22.8 km, +1.026 m, -693 m
  17. A Mesa – A Fonsagrada, 42.7 km, +1.477 m, -1.414 m
  18. A Fonsagrada – Castroverde, 34.3 km, +963 m, -1.337 m
  19. Castroverde – Lugo, 23 km, +374 m, -519 m
  20. Lugo – As Seixas, 33.7 km, +845 m, -679 m
  21. As Seixas – Arzúa, 31.3 km, +751 m, -946 m
  22. Arzúa – Santiago de Compostela, 40.5 km, +783 m, -865 m
  23. Santiago de Compostela – Vilacerío, 35.8 km, +923 m, -835 m
  24. Vilacerío – Dumbría, 31.3 km, +571 m, -728 m
  25. Dumbría – Muxía – Virxe da Barca, 26.4 km, +577 m, -773 m
  26. Muxía – Fisterra – Faro de Fisterra, 36.1 km, +792 m, -803 m

 Total: 815.5 km, +21.031 m, -21.124 m

Y por caminos:

  • Lebaniego, 2 etapas
  • Vadiniense, 5.5 etapas
  • Francés, 1 etapa
  • Salvador, 3.5 etapas
  • Primitivo, 10 etapas
  • Muxía y Fisterra, 4 etapas

 

 

 

 

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Lebaniego 01 variante

En la primera etapa del Camino Lebaniego se ha señalizado, con mojones y carteles, una variante durante 2014. Anteriormente puse en el foro la información sobre el recorrido oficial señalizado con flechas moradas:
Lebaniego – 1 de 2

En su día también puse en Wikiloc el recorrido original de esa etapa, entre San Vicente de la Barquera y Lafuente:
Lebaniego-2014

También habían explicado esta etapa Ray y Rosa, tal como la recorrieron en verano 2014:
CAMINO LEBANIEGO-VADINIESE 1ª Etapa.

Pongo el enlace al track del tramo nuevo de la variante:
Leba01-variante

Este nuevo recorrido afecta al tramo entre Hortigal y la Ferrería de Cades. El tramo original entre esos dos puntos es un recorrido de 12 km por asfalto, con posibles servicios en Gandarilla y bares en Bielva.

El nuevo recorrido debe haber sido perpetrado por Cantur, que es la sociedad pública del gobierno de Cantabria que se supone promociona el turismo. Hay que pensar que alguien lo habrá diseñado con buena intención, pero el resultado es una chapuza memorable, por varias razones:

-Alarga el recorrido de la etapa en 10 km.
-Empeora el problema de los albergues, ya que hay que andar 43 km entre S. Vicente y Cicera.
-Hay errores en los carteles, en el kilometraje y en los horarios.
-En la web oficial ofrece un folleto en pdf en el que marca el recorrido original, no la variante.
-En algunos carteles indica que hay albergues donde no hay ninguno.

Antes, ese tramo de la etapa tenía 12 km de asfalto y ahora, tiene 10 de asfalto y 12 de caminos. El tramo de camino llamado Senda Fluvial del Nansa es magnífico, pero hay otros muchos caminos magníficos en Cantabria y no por ello hay que desviar el camino hacia ellos.

En el track oficial de Cantur ofrece como solución al alojamiento, palabras textuales, desviarse en Cades a una casa rural que cobra 72€ por noche. Deben suponer que todos los peregrinos cobran sobresueldos en B.

En el mapa adjunto pongo en rojo el camino normal y en azul la variante nueva por la Senda Fluvial. El tramo comprendido entre San Vicente de la Barquera y pasado Serdio (donde hay albergue) es común con el Camino del Norte o de la Costa.

El cruce donde antes se separaban los caminos, a la izquierda con flecha roja el Lebaniego, a la derecha con flecha amarilla el del Norte:

 

En el Barrio de Estrada:

 

Torre de Estrada:

 

Senda Fluvial:

 

Mirador del Collado, desvío opcional señalizado:

 

Torre de Cabanzón:

 

Bajando a la Ferrería de Cades:

Alguien dijo:

“¿el camino está bien señalizado o es imprescindible el GPS?”

Si vas siempre por el actual camino oficial está bien señalizado, con flechas rojas, mojones y letreros de madera.

El GPS es útil cuando caminas solo, fuera del verano y recorres variantes que pueden estar mejor o peor señalizadas.

En la segunda etapa, en invierno el Collado de Arcedón puede tener nieve y ser difícil de seguir la señalización.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Lebaniego – 2 de 2

Continuación de la etapa anterior: Lebaniego – 1 de 2

De Lafuente a Santo Toribio de Liébana

Desde Lafuente, para tomar el camino oficial hay que volver a bajar por la carretera y a unos 200 metros encontramos un desvío ascendente a la izquierda.
Otra opción es desde el mismo pueblo tomar una calle ascendente, al suroeste, que llega a la carretera 1,5 kilómetros antes del Collado de la Joz ó de Hoz. Justo antes de llegar al collado hay que tomar una pista de tierra a la izquierda, con un portillo y paso canadiense. A los 10 minutos el camino se divide en dos y hay que tomar el de la izquierda, el que no sigue al lado del muro de piedras.

Bajamos hasta Cicera, donde hay un bar con horario incierto y también albergue. A partir de aquí empieza una subida contundente, hay que ganar 500 metros de desnivel en 3,5 km de recorrido.

En Collado de Arcedón, dejamos La pista por una senda a la derecha hasta un letrero y un muro de piedra con flecha roja, seguimos andando pegados al muro de piedras hasta que unas estacas de madera nos desvían a la derecha para cruzar unas alambradas y llegar a los postes de la línea eléctrica y otro de telefonía, allí mismo hay una estaca de madera y empieza un camino descendente. Con niebla ó nieve este tramo se complica un poco.

Es un camino de montaña con fuerte inclinación pero muy agradable de recorrer, hasta una pista de tierra. Encontraremos unos postes de madera nuevos, que en ocasiones contradicen la dirección de las flechas del suelo. En esos casos yo he seguido siempre las flechas, que pasan por los Invernales de Lebeña y hasta el propio pueblo. En 4 km. de recorrido hemos bajado 700 metros de desnivel…

En el pueblo hay una fuente y dos posibilidades, seguir bajando hasta La Hermida para subir hacia Cabañes, o la que yo he escogido, recorrer el Camino Antiguo a media ladera del desfiladero, hacia Cillórigo Castro.

Para tomar el Camino Antiguo preguntar a los vecinos como se sale del pueblo, yo no lo hice y estuve una hora subiendo por el monte hasta que volví a bajar al pueblo y empezar de nuevo por la calle correcta.

Se toma una pista de tierra y pedregosa, que asciende con fuerte pendiente y que termina convirtiendo en un magnífico camino en dirección suroeste. El camino gira al sur por las rocas de la Peña del Encinal y hay un tramo vertiginoso en el que hay que ayudarse con las manos para bajar. Luego se vuelve a ensanchar el camino y se continúa con comodidad hasta la carretera del desfiladero.

El Camino Antiguo es magnífico, a 200 metros por encima del desfiladero y se recorre en una hora aproximadamente. Está señalizado con flechas rojas y pintura blanca/amarilla de los senderos PR, pero la pintura es antigua y a veces se ve poco.

Seguimos la carretera 300 metros y la dejamos justo después del letrero de Castro Cillórigo, bajando a la derecha pegados al río hasta que lo cruzamos por un puente.

El resto del camino es siguiendo pistas o asfalto por la izquierda orográfica del Río Deva, teniendo siempre el río a nuestra izquierda sin cruzarlo nunca hasta pasar las escuelas y el polideportivo de Potes, donde cruzamos el puente muy cerca de la Torre del Infantado. En este tramo de 6 km desde Castro Cillórigo hay que seguir siempre las flechas rojas, ignorando los postes nuevos que nos mandan cruzar el río para pasar por el interior del pueblo de Tama o la carretera nacional desde el inicio de Potes.

De Potes a Santo Toribio no tiene misterio, hay que seguir la carretera salvo un atajo en el Camping La Viorna.

En general la señalización de esta etapa es deficiente, por estar las flechas rojas algo borradas, o tapadas por la vegetación y por no coincidir con la nueva señalización de este año.

Esta etapa es más dura que cualquiera del Camino del Norte, Salvador ó del Primitivo. Son casi 27 km, pero con 1.200 metros de ascenso acumulado y 1.100 de descenso. Si se hace noche en Quintanilla ó en Cicera, las condiciones se complican o se aligeran, según la opción escogida.

Albergue de POTES, llamar a la Oficina de Turismo/Centro de Estudios Lebaniegos, Tf. 942 738 126, que cierra a mediodía, entre las 14 y las 16h. Son los que gestionan el albergue y es donde hay que recoger las llaves.

Se me había olvidado recalcar que en esta etapa yo no pasé por ningún bar hasta llegar a Potes. O sea, que cualquier cosa que queramos comer tenemos que llevarla encima desde el día anterior, habiéndolo comprado en Quintanilla o anteriormente en Gandarilla.

Agua se puede coger en Cicera y Lebeña y, en caso de urgencia, desviarse en Tama, antes de llegar a Potes. Si alguna de las fuentes está seca se puede pedir en cualquier casa de esos pueblos.

Añadido posteriormente, el 21/09/2014:

Murciélagos en la Ermita de San Francisco, puede haber varios centenares.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Lebaniego – 1 de 2

Esto no es el exhaustivo Vía de la Plata de “Finisterre”, ni el inconcluso Roma-Santiago del “Toru”, pero como el Camino Lebaniego es poco conocido pongo los datos aquí, por si le son de utilidad a alguien.

Al que lo suela utilizar, adjunto el recorrido grabado con mi GPS:
Lebaniego-2014

De San Vicente de la Barquera a Lafuente

El camino Lebaniego se puede empezar en Santander, Comillas o cualquier otro punto intermedio, pero al ser común con el Camino del Norte, lo comentaré solo a partir de San Vicente de la Barquera, que es la etapa donde se separan.

Entre San Vicente y Hortigal es algo más de una hora de camino común, con la señalización de flechas amarillas. Esta primavera han colocado unos mojones pequeños de cemento con la señalización lebaniega, pero curiosamente se acaban en Hortigal, que es donde menos falta hacen. No volví a verlos hasta Lebeña y Potes. Hay que suponer que continuarán poniéndolas en el resto del camino.

En la población de Gandarilla debe haber un comercio, pero el camino no pasa por delante de él, por lo que en caso de necesitarlo habrá que preguntar a los vecinos.

En Bielva el camino no pasa por la población y continúa por la carretera CA-850. Si nos desviamos para entrar en el pueblo, al principio encontraremos un bar restaurante, caro. Más adelante, cerca de la bolera, hay el bar de la plaza. Para continuar camino preguntar a los vecinos por la Ermita del Cristo, desde donde salen unas empinadas escaleras en descenso, en medio del bosque, que nos llevan a la carretera CA-850 donde retomamos el camino marcado.

A los pocos minutos se llega la carretera CA-181 y a una casa rural con bar y sello para la credencial. Cruzamos Puente del Arrudo sobre el río Nansa y a los pocos metros tenemos a la derecha el ayuntamiento de Herrerías, donde también se puede sellar.

Pasada la Ferrería de Cades empieza una suave pero continua subida hasta Lafuente. Poco antes de llegar a Sobrelapeña hay un cruce donde podemos desviarnos un kilómetro hasta Quintanilla, donde hay un comercio, bar restaurante y posada rural. Desde allí se puede subir directamente a Sobrelapeña.

En el barrio de Los Pumares, al final de Lafuente está el albergue. Si está cerrado no hay ningún letrero, por lo que hay que consultar con el ayuntamiento antes de venir.

La etapa son 29 kilómetros íntegramente de asfalto, salvo 200 metros de pista en Hortigal. El desnivel acumulado son 700 metros de ascenso, pero no se notan porque son subidas muy suaves, salvo alguna excepción, en Gandarilla por ejemplo. Lo que mortifica es tener que pisar asfalto hasta el aburrimiento. Con lluvia se hace llevadero, pero cuando sale el sol es mortificante.

Lo mejor del día, las vistas en el Valle de Lamasón y la iglesia de Santa Juliana, en Lafuente, que está cerrada pero se puede visitar gratuitamente, por fuera.

Alojamientos:

  • Posada rural Peñasagra, en QUINTANILLA, Tf. 942 727 849
  • Albergue de Los Pumares de LAFUENTE, CERRADO ACTUALMENTE, julio de 2014. Tf. 942 727 810 (Ayuntamiento) No saben si lo van a abrir para el mes de agosto.
  • Albergue Municipal de CICERA. Tf. 679 530 105 ó 942 730 964 (Ayuntamiento).

Continúa en la siguiente etapa:

Lebaniego – 2 de 2

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail