Camino del Valle de Mena 00

Camino del Valle de Mena o Camino de las Merindades, otro de los que comunican la costa del Cantábrico con el Camino Francés. Situado entre el Camino Vasco Interior  y el Camino del Besaya, coincide al inicio con el Camino Olvidado.

Va de Bilbao a Burgos, siguiendo antiguos caminos que comunicaban los puertos marítimos con la meseta. En algunos tramos coincide con senderos modernos de Gran y Pequeño Recorrido, (GR y PR). En algún tramo también coincide con una Calzada Real y al final con el Camino del Cid.

Es el camino con menos información que conozco, lo único que he encontrado es las descripciones que hay en la página web de la Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago (FEAACS), donde lo describe como Camino del Valle de Mena. Aunque incompleto, allí también se puede encontrar un listado de las poblaciones con servicios. También se puede ver algo en la web de la Editorial Buen Camino.

La falta de señalización y algunos desniveles, junto al kilometraje de algunas etapas y la escasez de servicios lo convierte en el camino más difícil de entre todos los de esta zona, la comprendida entre el Vasco del Interior, Olvidado, Besaya o Lebaniego y Vadiniense.

Tiene un recorrido de 176 km y unos desniveles de 2.490 metros en ascenso y 1.625 en descenso, con un promedio de 29.3 km diarios. Como los otros caminos de esta orientación, al empezar en la costa y terminar en la meseta tiene paisajes variados.

Camino del Valle de Mena

En AZUL el Camino del Valle de Mena. En otros colores el Norte, Olvidado, Besaya, Vasco Interior y, en negro, el Francés.

Las etapas que he seguido son:

Iré poniendo la descripción de cada etapa con los tracks y añadiendo los enlaces aquí mismo.

En la primera etapa y parte de la segunda podemos seguir la señalización del Camino Olvidado, pero después es esporádica para terminar siendo nula a partir de la tercera etapa. Por lo visto se marcó con flechas amarillas en 2004, pero al no haberse mantenido ha desaparecido casi completamente. Yo seguí la descripción de la FEAACS pero no siempre está actualizada y a veces es insuficiente. Por este motivo se hace más lento y no podemos mantener el mismo promedio horario que si solo hubiera que seguir flechas.

Conociendo las poblaciones que tenemos que seguir, en algunos tramos aprovecharemos los carteles y la pintura específica de los senderos GR, en franjas horizontales de color blanco y rojo. En otros casos aprovecharemos los carteles y pintura de los senderos PR en franjas horizontales blancas y amarillas. Hay otro tramo que pasamos por la Calzada Real también señalizada. En la última etapa usaremos un tramo del Camino del Cid.

Solo hay albergues en Bilbao y Burgos, habiendo alojamientos de tipo hostal o casa rural en bastantes poblaciones. En alguno de los finales de etapa no hay alojamiento, lo que implica variar esos finales o tener que improvisar.

Después de haber terminado el camino y viendo las posibilidades de alojamiento, tal vez sería más recomendable hacer otra distribución de las últimas jornadas, de este modo todos los fines de etapa tienen alojamiento excepto el día de Cernégula, que por lo menos tiene bar y restaurante con lo que tenemos garantizada la comida. La distribución recomendada sería la siguiente:

4, Medina de Pomar a Quintana de Valdivielso, 27.4 km
5, Quintana de Valdivielso a Cernégula, 25 km
6, Cernégula a Sotopalacios, 27 km
7, Sotopalacios a Burgos, 14 km

Tiene pocos servicios y en varias etapas no encontramos nada en 25 o 30 km, hay que ser previsores y coger lo necesario el día anterior, además de no escatimar en cargar agua.

Otro de los caminos solitarios, es normal no encontrar a nadie entre poblaciones, por lo que sería recomendable no hacerlo solo o tener en cuenta que en caso de imprevistos hay zonas sin cobertura telefónica. Hay una etapa, la cuarta, que es imprescindible hacerla sin nieve, por la dificultad del terreno y la orientación, por lo que sería mejor no hacerlo en pleno invierno.

Tampoco está indicado para los que quieran seguir flechas, simplemente no las hay en la mayoría del recorrido. Como en otros caminos poco conocidos la orientación es una dificultad añadida, pero hay que recordar que lo de las flechas es de los años 80 y en siglos anteriores, cuando había mucha menos población, había que orientarse preguntando y dando algún rodeo de más.

Este Camino tiene como ventaja si venimos del Camino de Bayona o del Camino del Norte, que llegamos por ellos hasta Bilbao, que para mi gusto es el mejor tramo del Norte. De Bilbao a Burgos nos abstraemos por el Valle de Mena y en Burgos podemos seguir por el Francés.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *