Algo del Vadiniense – 2 de 2

Viene de la etapa anterior:
Algo del Vadiniense – 1 de 2

De Fuente Dé a Portilla de la Reina

Salimos de Fuente Dé por una pista de tierra ascendente bien señalizada. En dos horas subiremos casi 700 metros de desnivel hasta el collado Horcada de Valcavao, punto máximo del día y donde ya hemos entrado en León.

Tomamos la pista que baja a la izquierda que, sin pérdida, lleva al Puerto de Pandetrave y de allí por carretera a Portilla de la Reina.

Si el día es bueno, sin lluvia ni niebla, yo recomiendo tomar el antiguo camino oficial que pasaba por el Collado de Somo. Al que no le importe salir de los caminos batidos le compensará. Desde Horcada de Valcavao bajamos por la pista unos quince minutos y, en una curva cerrada a la derecha, encontramos a nuestra izquierda un collado sin señalizar, es la Horcada Cadriega que tiene un mojón de cemento tumbado en el suelo con una flecha amarilla borrosa.
Desde este collado tenemos que bajar al fondo del valle que tenemos delante, en dirección este, sin camino ni flechas y campo a través cruzando la vegetación, hasta encontrar el arroyo que hay en su fondo. En ese punto se estrecha el arroyo entre dos paredes, es lo que se llama el Apretado de Cadriega. A su izquierda y por encima hay un camino bien marcado con una gran flecha amarilla.

Empieza el Arroyo Mostajal y el camino va siempre por su izquierda y por encima. Es un tramo ideal para parar a comerse el bocadillo en un lugar en mitad de la nada y lejos de cualquier camino, población o tráfico. Continuamos bajando este valle y veremos a nuestra derecha, en unas piedras rojas, un poste con la señal de Camino Vadiniense. Este valle termina llegando a la misma carretera de Pandetrave, pero más abajo, con lo que nos ahorramos unos kilómetros de pista y tres o cuatro kilómetros de carretera.

Esta variante me recuerda a tramos del camino del Salvador, con la diferencia de que por aquí no pasa Ender y por lo tanto no hay casi ninguna señalización y hay que guiarse por el sentido de la orientación y la brújula.

Seguimos la carretera que nos lleva hasta Portilla, donde al poco de entrar tomamos un puente a nuestra izquierda que nos lleva a la carretera general, donde se encuentra el albergue y otro bar.

Esta etapa sobre el papel parece corta y cómoda, 21 kilómetros y “solo” 700 metros de ascenso, pero los que vengan del Lebaniego habrán acumulado en tres días 3.200 metros de ascenso acumulado y más de 2.100 de descenso, con 81 kilómetros de recorrido, lo que casi corresponde a recorrer tres días seguidos la etapa de Saint Jean Pied de Port a Roncesvalles, por poner un ejemplo.

La Horcada de Valcavao está a casi 1.800 metros de altitud, posiblemente la mayor altitud de cualquier camino, lo que significa que en pleno invierno puede acumular, en algunos puntos, varios metros de espesor de nieve, por lo que esta etapa queda descartada en esas fechas. En primavera y otoño habrá que enterarse de las condiciones antes de venir.

La variante que recomiendo es solo con buen tiempo. El que no quiera complicarse, que siga el camino oficial por la pista hasta Pandetrave y luego la carretera.

Esta jornada es toda de montaña sin ningún punto de avituallamiento, por lo que habrá que llevar bebida y bocadillo desde Fuente Dé, adquirido el día anterior.

El albergue de Portilla, fuera del pleno verano, solo abre de jueves a domingo. En cualquier época hay que llamar con un par de días de antelación para asegurarse la apertura y reservar, porque tiene pocas plazas. Tienen menú a diez euros.

En Portilla solo hay cobertura de una sola empresa de telefonía, pero hay una red wifi disponible para comunicarse por otros medios.

Alojamiento:
Portilla de la Reina, Albergue de Portilla, Tf. 649 219 108

Añadido en 2016 una variante a esta etapa:

Camino Vadiniense por Collado del Somo

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *